31 de agosto de 2009

Cómic independiente (e indispensable)

¿Qué tiene el cómic independiente que genera odios y amores extremos? Algunos lo definen como historias alternativas, nacidas a la vera del sistema, desde los supuestos márgenes de la industria. Otros piensan que solo el que se autoedita es verdaderamente "indie" y que las filiales o editoriales paralelas, tipo Vértigo, tan sólo son otra forma de abrir mercado. Así pues, aquí estamos, entre la capa y el "slice of life", partiéndonos la cara por las historias intimistas, las mallas bien ajustadas y las superheroínas más o menos neumáticas. No obstante, todavía hay quien se pregunta si es necesario elegir entre "indie" y "mainstream" ¿Cómo puedo pasar de pijamero a gafapasta en la misma conversación? Mintiendo, desde luego, o empezando a comer de todo.

El reportaje completo de Elisa, aquí

1 comentario:

Nemo Nadir dijo...

Exactamente, ni siquiera sabemos qué definir como "independiente". ¿Es aquel que no está en una gran editorial? ¿El que no trata de superhéroes? ¿El que no tiene aspiraciones de alcanzar al público masivo? ¿De verdad que alguien hace un comic intentando vender lo menos posible?

Probablemente, comic independiente sea más un sentimiento, una sensación, que una etiqueta. Una forma diferente de contar historias diferentes. Para mí, es tanto comic independiente El Arte de Volar, como la producción de los hermanos Hernández; La Edad de Bronce, como Godland; Madman como Tamara Drewe.

Hay algo en todos ellos, y en muchos otros, que les hace compartir cierto espíritu, ganas de contar algo y de hacerlo alejándose de estructuras ya trilladas. La mayor tara de este tipo de comic no es ya el guión, que suele ser lo que más cuida el autor, sino un estilo un tanto feista de dibujar que muchas veces revela las limitaciones del ilustrador. Sea esto buscado o no.

http://littleslumberland.blogspot.com